Escena cruel

Nuestra vida cotidiana está jalonada de crueldad, de pequeñas crueldades: desde que nacemos, entre hermanos, compañeros, amigos; desde que convivimos de forma más o menos prolongada: en familia, en la escuela, en el trabajo, en pareja… Sobre todo en pareja.

Este volumen contiene dos “comedias crueles”. En la primera, Rosa del jardín prohibido, asistimos a la relación y posterior enfrentamiento entre dos máscaras, masculina y femenina, que representan dos disfraces de la personalidad. Estamos ante dos personajes necesitados de amor, pero cuya falta de autenticidad les impide realizarse.

La segunda comedia, Hermana y esclava, bajo forma de farsa infantil, pretende recrear las peculiares relaciones de dominio y sumisión que suelen producirse en el ámbito doméstico.  Sus protagonistas no son otras que Las hermanas Gilda, genial creación del dibujante Manuel Vázquez a quien se rinde así homenaje.